Instagram Integra los Gifs y las Videollamadas

REPORTAJE DE LIBROS: " Kosmótica"

El relato de la transformación social y política que se desencadenó en España a partir de 2011 suele ser contado desde la perspectiva de un puñado de asuntos y protagonistas. Pero la historia es mucho más amplia que Podemos, Iglesias y sus cuitas en el Parlamento y el Procés. Millones de personas, literalmente, despertaron con el 15M la posibilidad de transformar la realidad que les rodeaba, para ellos y para quienes habían tenido mucha menos suerte.

Esta es la historia que cuenta Kosmótica, el nuevo libro del activista político y social Miguel Ángel Vázquez. El ensayo es una mirada informada, original y personalísima de alguien que ha recorrido este camino en escenarios tan diferentes como Honduras, la barriada marginal del Gallinero en Madrid o los pasillos del Parlamento Europeo en Bruselas. Partiendo de una reflexión lúcida y pedagógica acerca del concepto de la nueva política (la encarnación renovada del viejo axioma izquierdista de ‘piensa global y actúa local’), el libro repasa el año en el que se produjo el salto de las plazas a las instituciones y la dificultad (a veces insalvable) de mantenerse fiel a ambas. Captura bien la velocidad frenética que marcó el ritmo de este proceso y la montaña rusa en la que han ido viviendo sus protagonistas (la anécdota con la apoderada del PP en las elecciones de junio del 16 y el batacazo electoral y emocional de esa noche ilustra bien esta experiencia).

El autor proviene políticamente de un partido pequeño (Por un Mundo + Justo) nacido de las aspiraciones transformadoras de grupos cristianos militantes. Y las dificultades de este partido para integrarse plenamente en la marea renovadora liderada por Podemos constituye un estudio de caso en sí mismo. A medida que los morados han ido abandonando su vocación transversal para convertirse en el mismo frente ideológico rígido y agresivo que yo conocí militando en la Izquierda Unida de los noventa, una parte de su base se desmoviliza. La gestión del conflicto catalán nos está permitiendo presenciar esta sangría en directo, pero el problema comenzó mucho antes, como explica muy bien Kosmótica a propósito del caso de la Comunidad de Madrid.

Miguel Ángel Vázquez es, en el sentido machadiano de la palabra, un hombre bueno.