Instagram Integra los Gifs y las Videollamadas

Arte Prehistórico de la "Era Glacial" de Indonesia

Existe un gran interés científico por conocer mucho mejor la vida cultural de los primeros Homo sapiens que habitaron las tierras en el norte de Australia, en algún momento anterior a los últimos 50.000 años, como parte del gran movimiento migratorio de nuestra especie fuera de África. Algunos han argumentado que la cultura humana del Pleistoceno vio reducida su sofisticación a medida que aquellos humanos se adentraban más allá de la India hacia los trópicos del sudeste asiático y las cadenas de islas al este de Eurasia continental, región conocida como Wallacea. Sin embargo, muchas investigaciones recientes sobre el pasado de Wallacea están desmantelando poco a poco esta creencia.

Al gran descubrimiento, en 2014, de arte rupestre en una cueva de hace 40.000 años, en la isla de Sulawesi, una manifestación cultural que está entre las más antiguas del mundo, se le añade ahora un conjunto de objetos simbólicos, previamente desconocidos, extraídos de una cueva de Sulawesi llamada Leang Bulu Bettue.

Los objetos recuperados, datados en entre 30.000 y 22.000 años atrás, consisten en cuentas en forma de disco hechas a partir de un diente de babirusa (una especie de cerdo con grandes colmillos) y un colgante moldeado a partir de un hueso de un ailurops (un marsupial grande y primitivo encontrado solo en Sulawesi), así como objetos de arte "portátiles", quizá para llevar puestos: piedras con incisiones en forma de patrones geométricos, el significado de los cuales es desconocido.

Una nueva investigación, realizada por el equipo de Adam Brumm y Michelle Langley, del Centro Australiano de Investigación de la Evolución Humana (ARCHE), dependiente de la Universidad Griffith en Australia, aporta muchas evidencias de producción de arte rupestre en el yacimiento arqueológico, incluyendo trozos de ocre desechados, manchas de ocre sobre herramientas, y un tubo de hueso que podría haber servido para soplar a través de él con el fin de crear siluetas de manos, todo ello con una edad de al menos 40.000 años, en Sulawesi.

Anteriormente, no se había documentado conjunto alguno de objetos “simbólicos” (sin utilidad práctica aparente) tan variados del Pleistoceno procedentes de Wallacea, tal como subraya Langley. También se desconocía si o cómo los artistas de las cuevas de Sulawesi adornaban sus cuerpos o si su repertorio artístico se extendía incluso más allá de las pinturas rupestres.

Los autores de la nueva investigación creen que estos ejemplos tempranos de arte y “joyería” implican que las creencias espirituales de los humanos modernos podrían haberse transformado a medida que se encontraron con nuevas formas de vida animal en el viaje de Asia a Australia.