El Móvil Más Pequeño del Mundo

“La primera vez que lo vez piensas que no puede ser real; la segunda, que por qué existe realmente”, así se presentan los desarrolladores de Zanco Tiny T1, el teléfono que ya tiene en su haber el ser el más pequeño que jamás se ha fabricado. Sus medidas lo dicen todo: 4,67 centímetros de alto, 2,1 de ancho y una pantalla de 1,25 centímetros.

No esperes ver vídeos en esa pantalla, o enviar WhatsApps con el teclado, porque la función principal del Zanco Tiny T1 es otra: llamar, recibir llamadas y enviar y recibir mensajes de texto (sí, SMS). Vamos, lo que se hacía antes con los teléfonos móviles, pero reducido a la enésima potencia.

Dentro de él se pueden almacenar hasta 300 contactos de teléfono y 50 mensajes de texto, se carga con micro-USB y lleva ranura para nano-SIM (cómo no) y cobertura 2G.

¿Y por qué lanzar un teléfono tan minúsculo y limitado? Sus creadores explican que todo empezó como una broma para ver hasta dónde se podía llevar el límite de un teléfono enano pero que funcionara, y ahora se ha convertido en una realidad. Primero crearon el prototipo Zando Fly, pero preguntaron a Shazad Talib, el fundador de la compañía, si podría hacer uno aún más pequeño... y él respondió que, probablemente, lo podrían dejar en la mitad de tamaño. Dicho y hecho: así nació el Zanco Tiny T1.

Aunque sea pequeñito, es matón, y sus creadores lo están promocionando bien en Kickstarter, la plataforma de crowdfunding donde están intentando llegar a las 25.000 libras de financiación popular para terminar de desarrollar el proyecto y ponerlo a la venta.

El precio de venta al público será de 30 libras, que al cambio son unos 40€ aproximadamente, y no se espera que esté listo al menos hasta la primavera de 2018.