Instagram Integra los Gifs y las Videollamadas

REPORTAJE DE JARDINERÍA: "Hacer Que Una Planta Florezca"

Para que las macetas puedan florecer, necesitan que se las coloque en una zona muy luminosa, preferentemente en el exterior. Dependiendo de qué tipo de planta sea, habrá que ponerla al sol directo, como a los cactus, las flores de temporada, las bulbosas o los árboles; o en semisombra como a las begonias o a las orquídeas por ejemplo.

La tierra donde se desarrollan las raíces de las plantas tiene que permitir el rápido drenaje del agua; es decir, cuando se riegue, no deben de quedarse encharcadas pues de lo contrario se asfixiarán y morirán. Para evitarlo, es muy recomendable mezclar el sustrato con un 30% de perlita o de bolas de arcilla, o poner una primera capa de greda volcánica en el interior de la maceta antes de plantar la planta.

La planta no sólo necesita agua, sino que también es muy importante que se la abone desde el comienzo de la primavera hasta finales del verano para que pueda disponer de todos los nutrientes necesarios para crecer, desarrollarse y, también, florecer. Por ello, es conveniente adquirir un abono específico para cada tipo de ser vegetal que estemos cuidando, y abonarlo siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Si se ha estado cultivando durante muchos años en una misma maceta, se puede dar el caso de que no florezca por falta de nutrientes, por falta de comida. Para evitarlo, es conveniente ir trasplantándola en primavera cada vez que se le salgan raíces por los agujeros de drenaje o cuando se vea que no crece. Por lo general, se debe pasar a un recipiente mayor cada 1-2 años.