El Árbol de Arce

El árbol de arce tiene sus hojas palmeadas son muy decorativas durante todo el año, pero sobretodo en otoño que es cuando cambian de color volviéndose rojas, anaranjadas, amarillas o púrpuras.

Además, da una excelente sombra, lo que resulta ideal para disfrutar del aire libre en los meses más calurosos. Así que si quieres una planta bonita, fácil de encontrar en viveros y relativamente fácil de cuidar.

El término arce hace referencia a las 160 especies aceptadas de las 600 que se han descrito pertenecientes a la familia botánica Sapindaceae, subfamilia Hippocastanoideae. Estas fantásticas plantas son originarias principalmente de las regiones templadas del Hemisferio Norte, encontrándose en América del Norte (Estados Unidos y Canadá), Europa y Sudeste Asiático. En España crecen de manera natural en las sierras montañosas de la península ibérica, y se puede encontrar algún Acer opalus en la Sierra de Tramuntana (norte de la isla de Mallorca).

Se caracterizan por tener hojas opuestas, las cuales suelen ser palmatilobadas en la mayoría de las especies, pero también hay alguna que las tiene pinnadas compuestas, palmaticompuestas, pinnadas avetadas y sin lóbulos. Son plantas dioicas, es decir, hay pies machos y pies hembras. Las flores, que brotan a finales de invierno o principios de la primavera, aparecen agrupadas en inflorescencias en forma de racimo, corimbo o umbela. En el caso de que sean polinizadas, comenzarán a madurar los frutos, que son llamadas sámaras las cuales al desprenderse van girando movidas por el viento.

se cultiva principalmente como planta ornamental y para dar sombra. Son muchísimas las especies que crecen hasta alcanzar alturas de 10 metros o más, como el Acer pseudoplatanus (30 metros), el Acer platanoides (25-35 metros), o el Acer rubrum (20-30 metros), entre otros. Las ramas a menudo crecen más o menos horizontales, por lo que el árbol va adoptando una forma ovalada o aparasolada.

La madera se emplea en la elaboración de instrumentos musicales, y con la savia del Acer saccharum se produce el jarabe de arce. Además, la hoja de arce es un símbolo nacional en Canadá, y está representada en su bandera. Y, por supuesto, es muy trabajado como bonsái.

Cuidados


  • Ubicación: tiene que estar en el exterior, en semisombra.
  • Suelo: ha de ser fresco, suelto, rico en materia orgánica y con buen drenaje. La mayoría prefieren suelos ácidos, con pH entre 4 a 6, pero hay algunos como el Acer saccharum, el Acer campestre o el Acer opalus que pueden crecer bien en terrenos ligeramente calizos.
  • Riego: muy frecuente, especialmente en verano. Por lo general, se regará tres-cuatro veces por semana en verano, y cada 3-4 días el resto del año.
  • Abonado: para que crezca mejor es aconsejable abonarlo en primavera y verano con abonos orgánicos en polvo, como estiércol de gallina (si es fresco, dejar secar al sol al menos una semana para evitar que las raíces se quemen), o de cabra una vez al mes.
  • Poda: se puede podar a finales de invierno, antes de la brotación de las hojas. Se han de quitar las ramas secas, débiles y enfermas, y también se puede aprovechar para darle forma.
  • Época de plantación: en primavera, antes de que broten las hojas.
  • Multiplicación: por semillas, estratificándolas en la nevera durante tres meses y sembrándolas en semillero en primavera, por esquejes en otoño o finales de invierno, y por acodo aéreo en primavera. Los cultivares se multiplican por injerto.
  • Rusticidad: depende de la especie, pero suelen aguantar bien las temperaturas de -15ºC. En caso de duda, consúltanos.