La Rafflesia o Flor de Cadáver

La Rafflesia o flor de cadáver es una planta de tipo parásita, siendo una de las 19 especies que existen en el sureste de Asia.

Es la planta con la flor más grande del mundo, que mide unos 110 cm de diámetro y con una flor que consta de 5 pétalos, los cuales pueden medir hasta unos 25 cm de largo. Aunque posee tallo y raíces, esta planta es en su mayoría es una flor de gran tamaño, la cual se presenta con un color rojo de escamas claras, lo cual hace que esta planta sea muy fácil de distinguir a largas distancias.

Su nombre típico, flor de cadáver,  es atribuido al hecho de que esta planta emana olores intolerables para la nariz humana, incluso la pestilencia de sus hojas es comparada en muchas ocasiones con el olor de un cadáver y esa es la razón de su nombre. Al ser una planta del tipo parásita, pasamos a saber que absorbe los nutrientes de las plantas que puedan encontrarse a su alrededor y es que en sus tejidos no existe función innata para crear fotosíntesis, de tal manera que la única alternativa de vida para esta planta es la posibilidad de robarle los nutrientes a otras especies.

El olor que de emana de sus hojas se debe a sus composiciones químicas, como los azúcares que son convertidos en proteínas.

De esta manera, es posible ver a la planta a largas distancias con tan solo percibir su olor, y gracias al hecho de que esta planta es termogénica,  es decir, genera calor a causa de ciertas reacciones metabólicas, lo cual hace que sus olores se eleven y dispersen en todo el aire, llegando a largas distancias.

Su floración toma aproximadamente unos 10 años en aparecer y generalmente, esta solo ocurre 4 veces durante toda su vida, por esa razón, encontrarse con una Rafflesia florecida es quizás una situación de bajas probabilidades.

Como ya hemos comentado anteriormente, el olor putrefacto que tiene esta planta es lo más característico, pero este olor le permite atraer a una gran cantidad de insectos necrófagos, los cuales a su vez le ofrecen a la planta la posibilidad de polinizarse, en tal sentido, su olor es una de las maneras en la que esta planta sobrevive, dado que es imposible para ella polinizarse por su cuenta.

A pesar de su olor, la flor de cadáver es una de las plantas más exóticas que existen. Son muchas las personas que viajan al Sureste de Asia tan solo para poder echar un vistazo de cerca a esta planta, la cual, es sin duda una planta muy característica dentro del mundo vegetal.