Croquetas de Calabacín y Zanahoria

Sabemos que cuando prepares las croquetas de calabacín y zanahoria que te proponemos en RecetasGratis van a ser uno de tus aperitivos vegetarianos favoritos. Y es que estas croquetas de calabacín no llevan nada de carne y al mismo tiempo tienen un sabor delicado y sabroso que van a gustar a todos los públicos.

En esos días que te apetece comer unas buenas croquetas de verduras, puedes hacer estas croquetas de calabacín, zanahoria y queso en solo 15 minutos, dejar la masa en la nevera y freírlas cuando quieras. Verás que no es un plato complicado. O si lo prefieres, puedes formar las croquetas y congelarlas, y así podrás disponer de ellas cuando más las necesites. ¡A los niños les encantarán!.

Ingredientes para 4 personas:

  •  1 Calabacín
  •  2 Zanahorias
  •  2 Dientes de ajo
  •  1 Chorro de aceite de oliva
  •  1 Taza de leche (240 Mililitros)
  •  3 Cucharadas soperas de harina
  •  1 Pizca de sal
  •  1 Pizca de pimienta negra molida
  •  1 Pizca de nuez moscada molida
  •  2 Tazas de Pan rallado
  •  1 huevo
  •  350 Mililitros de aceite para freir
  •  2 Cucharadas soperas de Queso gouda


Pasos a seguir:


  1. Reunimos todos los ingredientes para preparar las croquetas vegetarianas.
  2. Comenzamos por saltear el calabacín junto con un par de dientes de ajo y un poquito de aceite de oliva. Para ello, hemos pelado y cortado el calabacín en cuadraditos pequeños. Salpimentamos y dejamos cocinar durante 4 minutos a fuego medio.
  3. Agregamos las zanahorias peladas y ralladas y dejamos cocinar otros 2 minutos más. Pasado este tiempo, retiramos los dientes de ajo.
  4. Para hacer la masa de estas croquetas vegetales, añadimos la harina, removemos y la dejamos cocinar un par de minutos. A continuación agregamos la leche, una pizca de nuez moscada y sal. Movemos muy bien con una cuchara de madera hasta que nos quede una salsa espesa, sin grumos y que no se pegue a la sartén.
  5. Dejamos reposar la masa para croquetas de verduras hasta que esté fría y le añadimos el queso en cuadraditos pequeños. Puedes utilizar cualquier queso tierno que tengas por casa.
  6. Formamos las croquetas y las rebozamos pasándolas por huevo batido y pan rallado. Para hacer la forma puedes utilizar 2 cucharas o hacerlas con las manos.
  7. Fríe las croquetas de calabacín y queso en una sartén con abundante aceite caliente hasta que estén doradas y cuando las saques, déjalas reposar sobre papel absorbente.