Plantar Tomates

Los tomates están deliciosos, ¿verdad? Se limpian bien con agua, se cortan por la mitad, se les echa un poco de aceite y una pizca de azúcar… y a comer. Eso, o se corta en rodajas y se ponen en el pan tostado para cenar. Son muy, muy sanos, y lo mejor es que su cultivo es realmente sencillo.

Si siembras las semillas un día, sabrás que, con toda seguridad, podrás cosechar los frutos de tu trabajo al cabo de unos tres meses. Pero claro, ¿cuándo plantar tomates? Hay que hacerlo en la época adecuada para conseguir las mejores cosechas, de modo que para empezar la temporada con buen pie.

Siembra de tomates

Para sembrar las semillas de tomate hay que hacer lo siguiente:

  • Lo primero que debemos hacer es preparar el semillero a comienzos de primavera. Como son plantas de rápido crecimiento aconsejo utilizar una bandeja de semillero, la cual rellenaremos con sustrato de cultivo universal que lleve perlita.
  • A continuación, colocaremos un máximo de dos semillas en cada alvéolo, un poco separadas entre sí.
  • Después, las cubriremos con una fina capa de sustrato.
  • Para terminar, colocaremos la bandeja de semillero en otra bandeja de plástico (sin agujeros), y rellenaremos ésta última con agua.

Las semillas germinarán al cabo de tres a siete días. Podremos pasarlas a su sitio definitivo en cuanto midan diez centímetros.

Plantación de tomates

Si optamos por comprar plantines de tomates, debemos de pasarlos a macetas o al huerto nada más adquirirlos. Estas plantas se desarrollar igual de bien tanto si están en recipientes como en el huerto, pero, eso sí, en ambos casos debemos de asegurarnos de que tienen al menos 40cm para poder crecer, y un tutor.

Colocarle una caña como tutor es muy importante, ya que a medida que vaya creciendo lo va a necesitar para evitar que los tallos se caigan o se doblen por el peso de los tomates.

Así, en muy poco tiempo podremos cosechar deliciosos tomates.