Un Tesoro de Armas de la Edad del Bronce

La construcción de dos campos de fútbol en Carnoustie, en la costa este de Escocia, ha permitido descubrir un extraordinario tesoro metalúrgico de finales de la Edad del Bronce, que incluye una punta de lanza decorada con oro, una espada de bronce, un alfiler y partes de una vaina, según informa GUARD Archaeology, la empresa que realiza las excavaciones arqueológicas, dirigidas por Alan Hunter Blair.

El ornamento dorado de la punta de lanza es especialmente importante porque apenas se han encontrado puntas de lanza similares en Gran Bretaña e Irlanda, entre ellas un tesoro de armas hallado en 1963 en Pyotdykes Farm, en las afueras de Dundee y cerca de Carnoustie. "Los dos tesoros de armas, el de Pyotdykes Farm y el de Carnoustie, ofrecen indicios sobre la riqueza de la sociedad local guerrera entre el 1000 y el 800 a.C.", explica GUARD Archaeology en un comunicado.

Los arqueólogos también han descubierto restos orgánicos de la época, un hecho realmente excepcional. La vaina de la espada, de cuero y de madera, "probablemente sea la vaina de finales de la Edad del Bronce mejor conservada que se ha descubierto en Gran Bretaña", destaca el informe. Se han conservado restos de pieles y de textiles alrededor de la punta de lanza, del alfiler y de la vaina.

El tesoro de armas no estaba aislado, sino que estaba enterrado en un asentamiento de finales de la Edad del Bronce cuya excavación no ha finalizado. Hasta la fecha se han hallado los restos de hasta doce viviendas de planta circular, probablemente fechadas en la Edad del Bronce, y los restos de dos salones rectilíneos que probablemente datan del Neolítico.