El Origen de la Mancha Fría en el Fondo Cósmico

Es improbable que un supervacío explique la “Mancha Fría” en el fondo cósmico de microondas, según los resultados de una nueva investigación. Ello deja espacio para explicaciones exóticas como una colisión entre universos. Los autores de este estudio, dirigidos por Ruari Mackenzie y Tom Shanks del Centro para la Astronomía Extragaláctica de la Universidad de Durham en el Reino Unido, han presentado públicamente sus resultados a través de la revista académica Monthly Notices de la Real Sociedad Astronómica (Royal Astronomical Society, o RAS), una organización británica fundada en 1820.

El fondo cósmico de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), un vestigio del Big Bang, cubre todo el cielo. A una temperatura de 270,43 grados centígrados bajo cero, o sea solo 2,73 grados por encima del Cero Absoluto (la temperatura más fría que permiten las leyes de la física), el CMB posee algunas anomalías, incluyendo la Mancha Fría. Anteriormente se conjeturó que esta estructura, unos 0,00015 grados más fría que su entorno, estaba causada por un enorme espacio vacío, con un diámetro de miles de millones de años-luz, conteniendo relativamente pocas galaxias.

La expansión acelerada del universo hace que los vacíos dejen en el espectro corrimientos al rojo sutiles sobre la luz cuando esta pasa a través de ellos. En el caso del CMB, esto se observa en la forma de huellas frías. Se propuso que un espacio vacío muy grande en primer plano podría, aunque fuese solo en parte, dar forma a la Mancha Fría del CMB, la cual ha sido una fuente de discordia en los modelos de la cosmología estándar.

Anteriormente, la mayoría de búsquedas sobre un supervacío conectado con la Mancha Fría han estimado las distancias a las galaxias usando sus colores. Con la expansión del universo, la luz emitida por las galaxias más lejanas ha experimentado una desviación hacia longitudes de onda más largas, un efecto conocido como corrimiento al rojo cosmológico.

Cuanto más lejana sea la galaxia, mayor es el corrimiento al rojo observado. Midiendo los colores de las galaxias, y con ellos sus corrimientos al rojo, se pueden calcular sus distancias. Estas mediciones, sin embargo, poseen un alto nivel de incertidumbre.

El equipo de Mackenzie y Shanks ha presentado los resultados de una detallada revisión de los corrimientos al rojo de 7.000 galaxias, capturados de 300 en 300 usando un espectrógrafo instalado en el Telescopio Anglo-Australiano. Habiendo analizado este conjunto de datos de mayor fiabilidad, Mackenzie y Shanks no ven evidencias de un supervacío capaz de explicar la Mancha Fría y sin salirse de la teoría estándar.

Con esta explicación descartada, ganan puntos las otras candidatas, entre las que destaca una particularmente fascinante: la de que la Mancha Fría fue causada por una colisión entre nuestro universo y otro universo burbuja. “Si un análisis más detallado de los datos del CMB prueban que esto es así, entonces la Mancha Fría podría ser tomada como la primera prueba de la existencia del multiverso, y podrían existir miles de millones de universos como el nuestro”, razona Shanks.