Jordania e Israel: Destinos Históricos

Jordania e Israel son dos destinos fronterizos especialmente indicados para conocer. Aunque la carga histórico-religiosa recae de manera especial sobre el segundo de los países que se visitará en este recorrido, Jordania despunta como un enclave que combina a la perfección con las ansias culturales del viajero. La ciudad jordana de Amán será la urbe que dé la bienvenida a los visitantes horas antes de partir hacia Madaba. En este enclave se ubica la iglesia bizantina de San Jorge, cuyo mosaico del siglo VI registra la representación cartográfica más antigua de Jerusalén. El monte Nebo también será parada obligatoria en esta ruta por Jordania, pues desde las alturas de sus 817 metros es desde donde se cuenta que Moisés avistó por primera vez la Tierra Prometida.

Pero si hay un destino que no puede faltar en Jordania, ese es Petra. Conocida como la 'ciudad rosa' del desierto por el color de sus tierras, este lugar sorprende a los turistas apareciendo sin previo aviso, alzándose entre los cañones que la rodean. Algunos de estos 'siq' —nombre con el que se conoce a los 'pasillos' naturales que conducen a Petra— todavía mantienen intactos los canales que utilizaron sus antiguos habitantes para transportar el agua hasta el centro de la ciudad. No deje pasar la oportunidad de conocer las ruinas del teatro romano, que aún respira en mitad del desierto.

Los paisajes también cobran especial importancia en esta ruta programada, pues el desierto de Wadi Rum se posiciona como un destacadísimo atractivo natural. Arena y piedras son los dos 'inquilinos' de un lugar plagado de tonos dorados y anaranjados que adquieren su máxima belleza con la salida o puesta de sol. Para saber lo que es la vida en el desierto, conviene pasar una noche bajo las estrellas en un campamento emplazado en este lugar que ha sido escenario del rodaje de películas como 'El regreso de la momia', 'Indiana Jones y la última cruzada' o 'Marte'. Además, degustará un riquísimo cordero asado bajo tierra siguiendo una receta ancestral.

Tras un trayecto en autobús, Jerusalén le recibirá con las puertas abiertas para mostrarle su encanto desde lo alto del Monte de los Olivos. Un guía experto le hará partícipe de la historia del lugar y le acompañará por un recorrido que pasa por el huerto de Getsemaní —donde la Biblia sitúa la oración de Jesucristo antes de su prendimiento—, el Muro de las Lamentaciones, la Vía Dolorosa y la Iglesia del Santo Sepulcro. Este templo es de entrada libre y de gran valor para los fieles, pues allí se encuentra la conocida como tumba de Jesús.

Antes de volver a casa, realizará un 'tour' panorámico por la ciudad nueva de Jerusalén y pondrá rumbo a Belén para conocer la Iglesia de la Natividad. La gruta del Nacimiento se ubica en el interior de este templo.