Instagram Integra los Gifs y las Videollamadas

Las Imágenes de un Sistema Binario de Estrellas

Eta Carinae es un sistema estelar variable luminoso azul hipermasivo con una edad de entre dos y tres millones de años. Un equipo de investigación internacional liderado por el Instituto Max Planck para Radio Astronomía (MPIfR) en Bonn, Alemania, ha estudiado por primera vez el sistema Eta Carinae utilizando una novedosa técnica para obtener imágenes, llamada interferometría.

Los resultados de su trabajo, recién publicados en la revista Astronomy & Astrophysics, revelan que esta estrella binaria es cinco millones más luminosa que el Sol y está formada por dos astros, uno de ellos 100 veces más grande que el otro.

Este tipo de estrellas pierden mucha cantidad de gas antes de explotar como una supernova, lo que supone el fin del cuerpo celeste. El estudio de esta pérdida de masa es importante para mejorar nuestra comprensión del funcionamiento de las estrellas. Ambos astros crean vientos estelares que producen una temperatura elevadísima que a su vez genera rayos X. Este fenómeno no se había podido podido observar hasta la fecha porque los telescopios no llegaban a captarlo. Los vientos estelares entre ambas alcanzan los 10 millones de km/h.

Con el nuevo trabajo, el equipo de investigadores ha obtenido imágenes muy nítidas de Eta Carinae mediante el uso de una técnica llamada interferometría. Ésta combina las capacidades de los diferentes telescopios para conseguir una imagen más completa. Las nuevas observaciones de Eta Carinae se llevaron a cabo con el VLTI (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO, según sus siglas en inglés) situado en Chile. Según los autores, esto nos proporciona una oportunidad única para mejorar nuestra comprensión física de Eta Carinae.

La técnica de imagen de alta resolución aplicada por los investigadores permitió al equipo obtener, por primera vez, las imágenes directas de la zona de viento estelar creado en la nebulosa que rodea a este sistema de estrellas y también de la zona de colisión en la región central. Ésta, llamada nebulosa de Homúnculo, surgió por La Gran Erupción que fue descubierta por astrónomos en 1843. Debido a que esta técnica proporciona una alta resolución espacial y espectral, ha sido posible reconstruir imágenes en más de 100 longitudes de onda diferentes. Estos resultados son importantes para mejorar los modelos físicos de la zona y para entender mejor cómo estas estrellas extremadamente masivas pierden masa a medida que evolucionan acabando en una supernova.

Los modelos de la colisión de viento utilizados para interpretar las nuevas observaciones fueron desarrollados por el equipo de Tom Madura, investigador del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA y autor del trabajo. Tom Madura ha explicado que las nuevas observaciones con el VLTI tendrán un papel importante en el futuro modelo porque ahora tenemos imágenes más nítidas para restringir los mismos. Karl-Heinz Hofmann (también MPIfR) destaca su método de reconstrucción de la imagen de onda que les permitió descubrir estructuras inesperadas.

"En el futuro seremos capaces de medir cómo cambiarán las propiedades físicas de la zona de colisión del viento cuando la estrella más pequeña esté orbitando sobre la más masiva cada 5 años y medio. Estas nuevas medidas permitirán conocer aun más a fondo la composición de Eta Carinae y el porqué de esta pérdida de masa. Esto tiene mucha relevancia porque se sabe que está directamente relacionado con la evolución de la vida de las estrellas y nos permitirá mejorar la comprensión general de las mismas", según ha explicado a este diario Gerd Weigelt, autor principal del trabajo. "Comprenderemos también el fenómeno de las supernovas que producen consecuencias importantes para la química de las galaxias y por lo tanto también para la formación de estrellas jóvenes, planetas y nuevas vidas en nuestra galaxia", ha concluido.