Salmón Marinado con Sal y Azúcar

El salmón marinado suele ser muy tradicional en las comidas o cenas navideñas, y es que hacerlo en casa resulta bastante sencillo y es mucho más económico. A modo de consejo, cuando compres el salmón pide en la pescadería que te quiten todas las espinas pero que dejen la piel. De todas formas, es mejor que en casa compruebes tú mismo que no le queda ninguna espina, hazlo con los dedos apretando la carne de los lomos y si queda alguna quítala con unas pinzas. 

Ingredientes para 6 personas:

  • 400 Gramos de Salmón fresco
  • 400 Gramos de sal gruesa
  • 400 Gramos de azúcar (2 Tazas)
  • 12 Granos de pimienta
  • 2 Cucharadas soperas de hierbas provenzales

Pasos a seguir:


  1. Congela los lomos de salmón durante 48 horas más o menos. Después, déjalos que se descongelen sobre una rejilla. Después, lava los lomos con agua y sécalos con papel de cocina.
  2. Machaca los granos de pimienta con un poco de sal y de azúcar en un mortero para que no salten y se salgan. Aparte, pon en un bol la sal, el azúcar, las hierbas provenzales y los granos de pimienta machacados y mezcla todo. 
  3. Truco: La cantidad de sal tiene que ser más o menos la misma que la de azúcar, y suficiente para que cubra todo el salmón por debajo y por encima, depende del tamaño de los lomos.
  4. Coloca en una fuente grande una cama de sal y azúcar, y pon encima los lomos de salmón con la piel hacia abajo. Echa sobre el pescado el resto de marinado cubriéndolo todo por completo para proceder con la receta de salmón marinado con sal y azúcar.
  5. Tapa el recipiente con papel film y ponlo en la nevera durante 24 horas. Si los lomos son muy gordos, tenlos 36 horas.
  6. Saca los lomos de la nevera pasado el tiempo y enjuágalos bajo el grifo para quitar toda la mezcla del marinado. Seca bien el salmón marinado con sal y azúcar.
  7. Separa los filetes cortando lonchas todo lo finas que tú quieras con ayuda de un cuchillo. También puedes conservar los lomos enteros envueltos con papel film en la nevera, e ir cortando las lonchas conforme las vayas utilizando.
  8. Es ideal para servir a modo de entrante, acompañado de otros aperitivos como los rollitos de jamón o, incluso, se puede utilizar para preparar una ensalada de salmón.