Instagram Integra los Gifs y las Videollamadas

REPORTAJE DE COCINA: "Cómo Cocer Huevos Duros"

Cómo cocer huevos parece muy sencillo pero no lo es, se puede meter la pata fácilmente si no sigues unas pautas.

Hay una serie de normas que debemos seguir para que os queden perfecto. Me refiero a evitar una yema verdosa o descentrada, que sea muy difícil pelar el huevo porque la cáscara está pegada a la clara, porque flotan los huevos, qué tipo de huevo debemos utilizar… todos estos problemas no te volverán a suceder, te lo aseguro.

Es fácil pasarse o quedarse corto en la cocción, ¿Cuál es la mejor forma de cocer un huevo?¿Cuánto tiempo debemos cocer un huevo duro para que quede perfecto? ¿Qué debemos hacer para que no se rompa la cáscara? ¿A qué temperatura debemos cocer el huevo?

Para conseguir el huevo duro perfecto debe reunir las siguientes características: la cáscara no debe estar rota ni pegada a la clara, debe poder pelarse fácilmente, la clara debe ser blanca y compacta, la yema cocida pero jugosa sin ese color verde que indica que nos hemos pasado de tiempo.

¿Cómo evitar que la cáscara del huevo se rompa al cocerla?

¿Cómo conseguir una yema centrada?

Lo principal, usa huevos frescos. Cuando los huevos llevan ya tiempo en casa (no digo que hayan caducado) estos se deshidratan y la cámara de aire que contienen en su interior aumenta de tamaño. 

Por eso cuando un huevo no es fresco suelen flotar cuando se introducen en la cazuela. Lo que hace que el huevo baile con el agua caliente y se rompa.

Es conveniente sacar los huevos de la nevera un tiempo antes de cocerlos, que estén a temperatura ambiente. Con una hora antes es suficiente.

La cazuela donde vayamos a cocer los huevos debe estar llena de agua, lo suficiente para que los cubra completamente.

Cuando los huevos no son frescos la yema se reparte de forma desigual en el interior del huevo, quedando descentrada. No hay problema con esto, pues la yema estará perfecta para consumir, pero no será lo mejor para que la yema se separe de la clara al cortarlo.

El truco de un pellizco de sal y un chorrito de vinagre de vino funciona. Así conseguiremos que el vinagre que hemos añadido al agua facilitará la coagulación de las proteínas del huevo. Esto sellará rápidamente la grieta formada en la cáscara y evitará la salida del huevo hacia el agua.

Tiempos de cocción del huevo duro y temperatura

Existen dos posibilidades, o bien introducir el huevo cuando el agua está fría o bien hacerlo cuando está hirviendo. En este último caso es conveniente dejarlo 2 minutos más que cuando los introducimos con el agua fría.

Una vez el agua está hirviendo debemos dejarlo entre 11-12 minutos dependiendo del tamaño del huevo o el número de los que estemos cociendo.

Si lo dejamos más tiempo del debido nos quedará un huevo un poco gomoso, con una clara de olor desagradable y una yema con tonos grisáceos o verdosos. Esto es debido a que las proteínas de la clara contienen átomos de azufre. Si la cocción es excesiva, se libera sulfuro de hidrógeno, un gas que aporta un desagradable olor al huevo (como a podrido) y un color verdoso a la yema. Se puede comer, pero su aspecto no será el mejor del mundo.

La clara solidifica a 62º C y la yema a 68º C, de manera perfecta el huevo se debería cocer un poco más de 10 minutos a 69º C, dependiendo del tamaño del huevo y de la temperatura inicial de este.

Cómo en casa es complicado ser tan exactos, el agua deberá estar a unos 100º C que es cuando empieza a burbujear, agua hirviendo, y tendremos un huevo cocido a partir de los 11 minutos. 

También depende de los gustos de casa y de vuestra vitro, placa de inducción o fuego.

Tres tipos de huevos cocidos

  • Huevo pasado por agua: como sabes, el huevo pasado por agua tiene la yema líquida y la clara poco cuajada (semilíquida). El tiempo de cocción para lograrlo es de 3-4 minutos.
  • Huevo mollet o mullido: recibe este nombre el huevo que tiene la clara cuajada y la yema algo líquida. Para conseguirlo, la cocción debe durar 5 minutos.
  • Huevo cocido: un huevo cocido correctamente debe tener la clara blanca y compacta y la yema cuajada, sin colores grisáceos o verdosos. Para conseguirlo, el tiempo de cocción debe ser de 10-12 minutos.